Latinoamérica en marcha

 

chavez.jpgTener certeza que en la historia de luchas por la emancipación de los pueblos siempre han existido procesos de avance de las revoluciones y periodos de retroceso o de contra-revoluciones, así como momentos de calma, estancamientos o efervescencia, por ello debe ser una habilidad de los revolucionarios discernir con exactitud bajo que proceso se está atravesando en nuestras Patrias. Los pueblos latinoamericanos han fortalecido sus lazos de unidad y solidaridad, pero también nuestros enemigos de clase desde hace no menos de cinco años han reagrupado sus fuerza y cada día tienen más cercanas la conducción del imperialismo Yanqui. Esto hay que verlo y analizarlo, pero no debe generar la sensación de derrotismo al perder batallas o sufrir revés, sino más bien, debe animarnos a perfeccionar nuestros métodos y formas de luchas para continuar esta marcha que aun no termina.

Pero para comprender mejor la realidad actual, hay que partir desde una perspectiva histórica y obtener las lecciones necesarias para las luchas presentes. Eso nos permitirá detallar con mayor cercanía a que nos está invitando los nuevos tiempos de la política.

  1. La memoria histórica como aprendizaje en nuestra lucha presente

Carlos Marx un gran estudioso y conocedor de la realidad nos develo que “Toda la historia de la sociedad humana, hasta la actualidad, es una historia de luchas de clases” y desde el surgimiento del Estado y la propiedad privada las contradicciones han sido el motor vigoroso de la historia. Bastaría revisar o estudiar minuciosamente como ésta se ha efectuado en diferentes partes del mundo, pero que en esta ocasión pretendemos solo acercarnos a Nuestra América y citar algunos eventos que consideramos han marcado nuestra historia colectiva, que nos pueden aportar a entender mejor este momento histórico que está en desarrollo.

  • Luego del proceso de invasión y saqueo de nuestras tierras efectuada a mediados del Siglo XVI, trascurrió el ya conocido hecho de colonización de nuestros pueblos, que significo la imposición de una forma de organizar la sociedad, de organizar la producción y reproducción de la vida. En ese camino se instalo simultáneamente el proceso de colonialidad, que es entendido como el procesos de imposición (por coerción y consentimiento) de la ideología dominante del colonizador sobre el colonizado, fenómeno que aun hace falta darle más estudio a los estragos que produce en la forma de vida que hemos heredado aun de nuestros ancestros, principalmente sobre el cómo ver y vivir en sociedad. Solo para muestra un botón, el hecho de concebir que son agentes externos los que nos liberaran o traerá la solución a nuestros problemas del hogar social, concibiéndonos como simples objetos pasivos o receptores y no como sujetos activos y protagónicos de trasformación.
  • Pocos se dieron cuenta en los procesos de independencia que había que hacer revolución para independizarse verdaderamente, porque no bastaba solo con soltar las garras de la colonia europea, sino primordialmente alcanzar la soberanía y autodeterminación del pueblo sobre el camino que decidieran emprender en su sociedad, aunque de todos es conocidos que no se puede pedir más de lo que la época histórica nos permite, por ello es entendible que a partir del desarrollo de la sociedad sea la comprensión de esta. Fueron pocos como Martí y Bolívar que comprendieron las garras en desarrollo del capitalismo mundial y el surgimiento tibio aun del imperio. De estos proceso Haití (1804) emprendió ese desafío de soberanía y autodeterminación, ese camino hacia la revolución, que logro derrotar a los franceses y más adelante a los españoles, en el que se logro instalar un país libre de la esclavitud (que era una de las expresiones más salvajes del rezago del feudalismo y desde luego, contemplado por el capitalismo emergente de la época). El pueblo de Haití se convirtió en un ejemplo para Latinoamérica y en una amenaza para los colonizadores. Ese hecho de valentía y heroísmo de impulsar una de las primeras revoluciones de la región, fue también el detonante para que los dominadores nunca le perdonaran. Porque si hay algo que temen tanto, es que los dominados se den cuenta que se puede librar de sus cadenas y del yugo de explotación y opresión. Por ello nuestro pueblo hermano de Haití, nunca fue y ha sido absuelto por los herederos de las colonias, porque ellos se salieron del marco de las independencias permitidas para la época, lo cual fue lo mismo que le recetaron luego a Cuba y hoy a Venezuela por haber abierto las épocas del alza de los gobierno progresistas y de izquierda. Los procesos de contrarrevolución que se desataron en esas época y que se sigue desatando están marcadas por diversos mecanismos y métodos, los cuales aun no terminan y se perfeccionan (exige desde luego nuestro estudio), para ejemplificar esto regresemos a Haití que es uno de los países del continente más hundido en la pobreza[1] y que van ya, más de un siglo de ocupación y militarización impuesta por el imperio Estadunidense[2] y abrazado de la oligarquía Brasileña, Francesa y otros países. La lucha de los haitianos por quitarse el yugo de la dominación sigue siendo la segunda independencia con revolución y no a medias como la quisieran los adversarios, porque si la hacemos a medias, ya se hubiera dado o firmado como en Centro América con José Matías Delgado y otros próceres hijos de españoles y herederos de los invasores. La lucha de ese pueblo hoy es porque se retire la Misión de Estabilización de Naciones Unidas en Haití (MINUSTAH) “Misión de Paz” instalada desde el 2004[3], la cual tiene ya una larga carrera de violaciones a los derechos humanos, a la soberanía y con infinidad de prácticas comprobadas de anti democracia y violaciones. Por ello no debemos de perder de vista que esta es solo la continuación de ocupaciones del imperio por castigar a los pueblos que buscan su emancipación e independencia con soberanía.
  • Con la enorme lección dada por Haití a los pueblos deseosos de una patria grande, libre y soberana, llevo al imperio a instaurar las dictaduras militares, sangrientas y represoras, a cerrar los espacios de participación del pueblo, a gestar diversas matanzas como la de Maximiliano H. Martínez en El Salvador (1932) la que dirigió Leónidas Trujillo en República Dominicana (1937) y las represiones hechas por  Somoza en Nicaragua y Fulgencio Batista en Cuba. Aun por encima del carácter anti popular de estas dictaduras, surge precisamente este pueblo caribeño, que como faro en la historia anuncio el inicio de una nueva época de revoluciones que se sumaron posteriormente por la vía de lucha armada y es aquí donde en Cuba, cabe la idea que se le atribuye a Farabundo Martí que Cuando la historia no se puede escribir con la pluma, entonces debe escribirse con el fusil”. Muchos países nos enmarcamos en ese proceso y todos salimos con resultados distintos, pero con una experiencia común de identificar claramente al enemigo: al imperio gringo y a las oligarquías de cada país, enraizado en los militares de la época. Toda una generación se formo y acumulo saberes en este campo de lucha, pero los espacios bajo esta vía se cerraron, algunos lograron comprenderlas y montarse en ella y en otros desafortunadamente no se discernió apropiadamente y los demolió ese remolino. El derrumbe de la URSS fue el símbolo de este cierre de época.
  • Pero más tardo el mundo en asentar esa realidad cuando en Venezuela, bajo la brillante y tenaz conducción del Líder y Comandante Hugo Chávez Frías nos anuncio que la vía abierta bajo las elecciones también era una batalla que se podría conquistar. Podemos entender que el imperio luego del fin de los conflictos armados y la intención de implantar el “Modelo o milagro Chileno” para América Latina y el neoliberalismo desatendió o concentro sus fuerza en el Medio Oriente, lo que permitió de alguna manera alcanzar en Nuestra América una alzada de gobiernos progresistas y de izquierda: Chávez, Lula, kirchner, Evo, Correa, Lugo, Mujica, Bachelet, Funes. Cada uno de estos con sus particularidades, pero todos con un lazo común; la historia de pueblos invadidos, colonizados y su espíritu anti imperialistas y de libertad para los pueblos.
  • Y como el imperio no descansa, también sin perder tiempo enfilo nuevamente sus garras y ha echado andar un plan de contra ofensiva, de contra revolución, no descartando los tradicionales y resegados Golpes de Estado como lo hizo en Honduras, pero también los de nuevo tipo, los suaves o blandos como lo ejecutaron en Paraguay (y parcialmente en Honduras) y lo sigue haciendo con Ecuador, Brasil, El Salvador, Bolivia y hoy con Argentina y Venezuela.
  1. Nos siguen asiendo llamados en el teatro de la izquierda

En lo personal no considero es el “fin del ciclo progresista” como algunos intelectuales de izquierda de Latinoamérica lo están denominando, dejando entrever la derrota de los proyectos de izquierda y el cierre mecánico de los procesos revolucionarios, considero que es un nombramiento del momento histórico forzado, equívoco y mal intencionado, puesto que generan en sus lectores desánimo y desesperanza[4]. Por ello estas posiciones aunque no son de derecha, sintonizan con las ideas que los escritores e intelectuales están haciendo en los medios masivos de desinformación. Me recuerda este periodo (aclaro que no estamos bajo el mismo memento de la historia) en el que vivieron nuestros compañeros y compañeras cuando en los ´90 se decía que el marxismo y el socialismo había sucumbido y que se había comprobado que ya no era viable, que no era realizable y que por eso habría que seguir en el capitalismo y esas ideas permearon a muchas fuerzas de izquierda a las que les costó salir de ese fango y que aun hay compañeros y compañeras con mucho lodo en las ideas como rezago de ese charco. El FMLN también planteo en sus XXXII Convención que no hay tal fin de ciclo de gobierno progresista, que la batalla aun está en marcha como en el caso de El Salvador, Bolivia, Ecuador, el mismo Venezuela y otros países.

Por ello comparto mas la idea de verlo como una advertencia, como un llamado o un campanazo -como dicen algunos-, para las fuerzas de izquierda en Latinoamérica y el mundo, en las cual nos afirman y ha quedado demostrado una vez más,  que no basta solo llegar al gobierno (que ya ha sido expuesto, no es la toma del poder por completo) sino que es necesario hacer las transformaciones necesarias para transitar al socialismo, Schafik lo dejo expresado muy claro “Para nosotros es indispensable llegar al gobierno, pero no es suficiente; es necesario preparar las condiciones que hagan posible que emprendamos verdaderas transformaciones estructurales, capaces de superar las causas que dan origen a la injusticia social, a la pobreza y al sistema político autoritario. Me estoy refiriendo a ganar el corazón y la mente del pueblo, elevar su conciencia revolucionaria mediante una intensa y sistemática lucha de ideas y propuestas concretas de soluciones a sus problemas y sufrimientos, construyendo una extensa, ramificada y poderosa organización popular, concertando y movilizando un amplísimo sistema de alianzas sociales y políticas, vinculando profundamente al FMLN con un creciente movimiento social; en fin, logrando un gran vuelco de la correlación de fuerzas a nuestro favor, como la fuerza revolucionaria capaz de transformar el país para bien de la gente”. Es en esta comprensión profunda del momento histórico que también sintonizamos con las ideas de Isaber Raubel[5], cuando nos habla de repensar la política, de repensar el instrumento y los métodos que utilizamos para construir la nueva sociedad. “Se agotó la concepción de la política desde arriba y a “dedo”, propia del siglo XX; -Nos dice- la “bobería”, el romanticismo anodino acerca de la democracia, la subestimación de la política, y las viejas modalidades de la representación política que suplantan el protagonismo popular y fragmentan lo político de lo social”.

El plan en marcha de sacar a Dilma Rousseff, la hundida del movimiento organizado contra la corrupción en Guatemala (producto de la manipulación del imperio de este), la derrota de Argentina y hoy Venezuela debe ponernos las barbas en remojo, hacernos pensar nuevamente entre lo dialéctico de <Gobierno y/o poder popular, asistencia y/o protagonismo> o el debate histórico entre <reforma o revolución> sobre si la cosa del poder se hace ¿Desde arriba y/o desde abajo? O si el sujeto de la revolución es ¿El instrumento o el pueblo? Y no es que esto temas no hayan sido abordados, incluso ya por muchos/as concluidos, aun así, sigue siendo el reto de las fuerzas de izquierda en ponerlos debates en la trasformación de la realidad, vale aquí citar a lo que Marx en la segunda tesis de Feuerbach nos decía “El problema de si al pensamiento humano se le puede atribuir una verdad objetiva, no es un problema teórico, sino un problema práctico. Es en la práctica donde el hombre tiene que demostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de su pensamiento”

Hay dos cosas fundamentales que a mi juicio coadyuvaron a este revés de la izquierda en América Latina:

  • La ofensiva imperial que desata bajo diferentes modalidades en toda Nuestra América, camuflajeada de “sociedad civil”, “nuevas derechas” y “defensores de la democracia” Bajo las consignas tradicionales de tachar a los gobiernos distintos (al sistema), como “dictatoriales” “incapaces de gobernar”, “que atentan contra las libertades”. Para esto utilizan la guerra económica y mediática como en Venezuela, utilizan los grupos de choques como en Guatemala y Brasil, a los militares como lo hicieron en Honduras con Manuel Zelaya y la utilización de partes del Estado como el Congreso en Paraguay (en el golpe contra Lugo) y del Órgano Judicial como lo hacen en Brasil y en El Salvador. Además hay un factor nuevo dentro de este marco de batalla, que es la alianza y estrecha vinculación entre las derechas y las oligarquías internacionales. Todos estos mecanismos utilizados son consensuados con las sociedades a través de los medios de comunicación, generando un solo pensamiento de ver el mundo, por ello no es extraño encontrar entonces en los periódicos y los programas televisivos a “analistas” e intelectuales de derecha argumentando y desvirtuando el socialismo y los procesos emancipatorios, tratando de mostrar hoy la inviabilidad del socialismo del siglo XXI y el Buen Vivir, tal como lo hicieron cuando derribaron el Muro de Berlín en los años ´90. Ya no nos extraña sus pretensiones de socavar nuestras ideas revolucionarias de trasformar la realidad. Ya aprendimos las lecciones en la historia con sus propósitos.  
  • Pedro Prada en su libro “Crónicas del derrumbe de la Unión Soviética” nos advierte cuando dijo que los revolucionarios soviéticos dejaron perder o abandonaron la batalla en las ideas revolucionarias. Hoy no debemos cometer ese mismo error. Este revés debemos traducirlo en fuerza motriz de transformación, hay que obtener la lección necesaria que no basta con llegar al gobierno y hacer programas sociales en beneficio de la población para llegar automáticamente al socialismo, por lo que no hay que abandonar la principal batalla por la revolución, que es la cultural, la “fuerza de la costumbre” de la vieja sociedad, hay que asumir con propiedad que la revolución debe ser “creación heroica” y protagónica del pueblo, porque “socialismo habrá cuando el pueblo lo quiera”. Por ello hay que comprender en definitiva que el instrumento no debe sustituir el protagonismo del pueblo y que debe ser este quien cree, sea parte y construya su sociedad. Para ello hay que ayudarnos como pueblo e instrumento hacer y a defender la revolución. Hay que construir organización con el pueblo y desde allí (instrumento) debemos formar política e ideológicamente para que crea y defienda las ideas revolucionarias, el socialismo y el buen vivir.

Hay que heredar a la juventud esta lucha, esta indignación y esta acumulación de saberes, no en un cambio generacional áspero, sino en un intercambio entre generaciones para asumir con responsabilidad los retos que la historia demanda, con solidez ideológica y practica militante probada.

Esto implica camaradas, desarrollar un tipo de militancia que hable con el ejemplo, que se trasforme o construya ¡YA! en el hombre-mujer nueva, que viva, piense, sienta y practique los valores y principios socialistas, que con su ejemplo personal vislumbre los rasgos de la nueva sociedad.

Camaradas, no existe tal fin de ciclo si no lo permitimos, hay que revisar nuestros procesos, autocriticarnos con responsabilidad, fortalecer nuestras virtudes, avanzar y profundizar en nuestros procesos emacipatorios de Nuestra América Latina, por eso termino diciendo que América Latina está en marcha y como nos advirtió nuestro compañero Hugo Chaves Frías con aquella fuerza y brillante idea “Aquí no se rinde nadie, aquí no se cansa nadie… rendirse es traición, cansarse es falta de conciencia, el que se cansa de una lucha es que no tiene conciencia por más dificultades que haya en el camino”

Vayan nuestra solidaridad a los pueblos de Venezuela, Argentina, Guatemala, Haití, Bolivia, Brasil, Ecuador… En El Salvador también vamos en la marcha por liberarnos de las cadenas y estamos convencidos que solo unidos podemos avanzar, porque como lo dijo nuestro poeta Roque Dalton “Unámonos contra los asesinos de todos… Todos juntos tenemos más muertes que ellos, pero todos juntos tenemos más vida que ellos”

 

Árbol Monge

Felices fiestas y vitorioso año 2016, El Salvador

[1] https://www.youtube.com/watch?v=7GfqGLCtlvs

[2] http://www.telesurtv.net/telesuragenda/EE.UU.-en-Haiti-20150701-0082.html

[3] http://haitinominustah.info/2015/10/22/naciones-unidas-contrarian-pedido-de-los-movimientos-sociales-y-renuevan-la-mision-en-haiti/

[4]FARC-EP: Venezuela requiere solidaridad en lugar de canibalismo. En el marco de las elecciones del 6 de diciembre.

http://albainformazione.com/2015/12/16/34/

[5] http://isabelrauber.blogspot.com/2015/12/la-clave-del-protagonismo-popular.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s